El arte en Cuenca

Logotipo

Recorrido alfabético por el Patrimonio Artístico de Cuenca

Busqueda por poblaciones

NOVEDAD: Museo Diocesano, Museo Arqueológico, y Museo de Arte Abstracto; Ciudades romanas de Segóbriga, Ercávica y Valeria.

Se conserva de su construcción románica su espadaña y su portada.

Sobre un pie de fuste cilíndrico, el vaso de la Pila Bautismal de la iglesia de Reillo, está decorado en su embocadura con un bocel, bajo el que se desarrolla una cenefa con restos de inscripciones.

A partir del bocel que discurre por el centro del vaso se transforma el diseño de la taza pasando de una forma cilíndrica a una esférica, decorándose esta mitad inferior con estrechos y numerosos gallones recogidos en su base.

A algo más de unos tres kilómetros de la población se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Horcajada, primitiva iglesia románica de una antigua villa existente en este lugar.

Conserva de su construcción románica dos portadas, ábside y espadaña.

Es de época románica el remate de frontón triangular de su espadaña, con doble hueco para campanas con arcos de medio punto.

Conserva de su primitiva construcción románica la cabecera, las portadas y su pila bautismal.

Tanto en la zona absidial como en los muros presbiteriales se puede reconocer la altura original de la obra antes de su posterior sobreelevación.

En el muro norte de su iglesia, como sujección de su alero, se aprecian una serie de canecillos biselados, así como unos contrafuertes de su primitiva iglesia románica.

Conserva su Pila Bautismal románica sobre un pedestal cilíndrico liso cuyo vaso lleva decoración gallonada algo inclinada que se recoge en la base, quedando cortados estos gajos de manera horizontal en su parte superior mediante una moldura abocelada que discurre por su embocadura.

La espadaña. de dos cuerpos, presenta en el superior dos pisos en sillería, separados por cornisa, con dos huecos para campanas cada uno con arco de medio punto, los inferiores cegados.

En la coronación del ábside de su iglesia se han reutilizado sus canecillos románicos tras una sobreelevación posterior del mismo.

La cornisa que soporta el alero es de piedra plana que remata al exterior con una moldura abocelada, pudiéndose apreciar algunas marcas de cantero en las metopas.

Páginas