El arte en Cuenca

Logotipo

Villar del Humo.-Pinturas rupestres

Pinturas rupestres de Villar del Humo

El Arte Rupestre conquense, entre los que se encuentra este de Villar del Humo, está incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco desde el año 1.998 bajo la denominación Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica.

Estas pinturas rupestres de Villar del Humo se ubican en abrigos o refugios al aire libre junto a diversos cursos de agua en los parajes denominados Selva Pascuala y Fuente Selva Pascuala, Peña del Escrito, Rambla del Anear, Marmalo (I,II,III,IV,V), Cueva del Bullón, Castellón delos Machos, Peña del Castellar, Collado del Toro, etc.

Dos son los estilos que muestran estas pinturas: el Arte Levantino (hace unos 10.000 años), que es la expresión de los últimos cazadores-recolectores, basada en representaciones figurativas, como son los arqueros, cíervos, bóvidos, cápridos, y alguna figura femenina.  En cuanto al Arte Esquemático (hace unos 6.500 años), sus autores son los grupos neolíticos-bronce, que pintan motivos abstractos, y en algún caso de tipo figurativo (antropomorfos, zoomorfos, serpentiformes, puntifiormes, barras, etc.).

Los pobladores de aquella época encontraron lo que necesitaban para vivir en esta zona, y ello les llevó a plasmar su presencia en el entorno a través de estas expresiones pictóricas, marcando las rocas y haciendo suyo el territorio, humanizándolo y demostrando su capacidad intelectual, sus creencias así como su concepción estética y plástica.

Esta primera imagen corresponde al panel nº 2 del Abrigo de Selva Pascuala.

 

 

 

Abrigo de Selva Pascuala

El panel 2, que representa las últimas fases de las pinturas rupestres de Villar del Humo, está formado por tres caballos, una figura humana, un posible felino, dos alineaciones de barras, un motivo abstracto y diversos restos.

A esta pintura se le ha interpretado como una escena de caza o como prueba de la domesticación del caballo, aunque es probable que se esté representando una escena de doma de un caballo que gira alrededor de un poste vertical.

Estas figuras no son típicamente levantinas, pero fusionan su naturalismo con elementos esquemáticos.

Por este motivo, la figura humana aparece como un antropomorfo en forma de doble Y esquemático con cabeza, manos y pies. 

Detalle de los dos caballos y el posible felino de este panel 2 de Selva Pascuala.

Detalle de las dos alineaciones de barras del panel 2 de Selva Pacuala.

Panel 1 de Selva Pascuala

Está construido alrededor de un gran bóvido, mostrando motivos naturalistas levantinos y motivos abstractos.

Además de la representación del toro figuran también un ciervo y varios arqueros, junto con gran cantidad de motivos abstractos alrededor de estas figuras naturalistas, pudiendo observarse alineaciones de barras y antropomorfos ancoriformes (en forma de ancla o seta) que se alinean bajo el gran toro.

 

La figura del toro con cuernos de lira

Cérvido y arquero.

Alineaciones en forma ancoriforme bajo el toro, a la derecha.

Peña del Escrito

Los motivos pintados se reparten en varios grupos, identificándose 27 pictografías realizadas en diversos estilos, con motivos levantinos que representan especies animales de la zona, así como otras de tipo esquemático como son las barras verticales.

Figura de jabalí.

Banda doble de digitaciones en Peña del Escrito

Abrigos de Marmalo

Hay hasta cinco conocidos abrigos con esa denominación (I,II,III,IV y V).

En este de Marmalo III se aprecia en un plano de la roca, a más de 2 m. de altura un toro de estilo naturalista

Detalle del toro, de cabeza muy cuidada, con hocico plano, cuernos en forma de media luna, testuz muy marcada y orejas bien tratadas.

Las patas delanteras quieren dar la sensación de parada, mientras las traseras están inclinadas indicando tensión.

A tan solo 29 cm. del toro, a la derecha, y como formando parte de una misma escena se encuentra la figura de este cérvido rampante, que da la sensación de estar apoyado sólo sobre sus patas traseras, como si estuviera en posición de ataque.

Sus cuernos son delgados y largos, terminando el derecho en "Y"

En Marmalo IV, a la izquierda de la imagen y frente al toro, aparece un arquero de estilo naturalista que se dispone hacia la derecha, con el cuerpo ligeramente flexionado como en actitud de disparar un arco, del que sólo se conservan los restos de la parte superior, a la altura del tocado o gorro de dos picos con el que se cubre. Junto al arquero un grupo de 12 trazos sinuosos.

En la zona central un gran toro, al que le falta la cabeza y patas delanteras.

Arriba y detrás del toro otro grupo de líneas sinuosas, que podrían representar riachuelos, pudiendo interpretarse la escena en conjunto como el acoso a un toro por parte de dos hombres que estarían escondiéndose o protegiéndose detrás del animal con el curso de agua de dos riachuelos.

En la figura del toro se aprecia la cuidada ejecución de su pezuña trasera derecha y los atributos sexuales.

En Marmalo V se aprecia un conjunto de cuatro cuadrúpedos (en la imagen vemos uno de ellos), una posible manada de animales.

A la derecha de la representación de animales hay un grupo de figuras esquemáticas con figuras en zigzag, de antropomorfos de cabeza en forma de seta.

Abrigo de Fuente de Selva Pascuala

Los dos motivos que se conservan son este Soliforme y la pintura de una mano.

La pictografía más llamativa es este Soliforme, de cuyo área circular surgen 12 trazos a modo de rayos solares que acaban en manos de 4 dedos.

La otra figura identificable se la denomina popularmente "mano".

Parece que abría seis dedos, y además hay algunos trazos semejantes en la parte inferior, por lo que en realidad su extraña morfología podría obedecer a la existencia de dos manos impresas superpuestas o que se intentase reproducir un motivo semejante al soliforme.

Latitud: 39° 52' 0.3216" N
Longitud: 1° 37' 56.5032" W