El arte en Cuenca

Logotipo

Museo Diocesano. Sala 5.2: El Greco

Sala 5.2  El Greco

En esta Sala 5.2, además de encontrarse el Díptico Bizantino citado en la página anterior, también hay dos cuadros realizados al final del Renacimiento por Doménikos Theotokópoulos El Greco.

Se trata de dos óleos sobre lienzos pintados a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, de estilo Manierista.

La oración del Huerto

De finales del siglo XVI, procede de la iglesia parroquial de Las Pedroñeras.

Es un tema varias veces repetido por El Greco, y realizado en forma vertical.

La disposición de los personajes de este lienzo se desarrolla en dos registros, uno superior en el que están Cristo y un ángel, y otro inferior con apóstoles.

Una grieta entre rocas, en donde se encuentran dos olivos tronchados con ramas, separa ambos registros.

En el registro inferior, más sombrío, se muestra el escorzo de los dormidos apóstoles Juan y Santiago, vueltos el uno hacia el otro, y a la derecha del espectador Pedro, de frente.

En el registro superior, con un fondo de oscuridad nocturna, el ambiente contrasta con la única iluminación del fulgor que desciende sobre la figura de un Cristo sumido en un activo éxtasis, elevando su mirada hacia el cielo, vestido con túnica de carmín y manto azul, arrodillado y recibiendo la visita de un ángel, vestido de verde claro, que desciende sobre una nube sosteniendo un cáliz con su mano izquierda.

La figura de Jesucristo muestra las pautas propias del simbolismo en el arte bizantino.

Como complemento pictórico de este óleo, indicar que en el registro  superior, a la derecha de Cristo para el espectador, y al fondo, hay unas pequeñas figuras representando a Judas Iscariote encaminando a los soldados que prendieron a Jesús.

Cristo con la cruz a cuestas

Este Cristo abrazado a la cruz de El Greco se corresponde con los últimos años de la vida del pintor, siendo realizada a principios del siglo XVII, y nos muestra la imagen de Cristo llevando la cruz en su ascensión al Monte Calvario.

Procede de la Iglesia de la Merced de Huete, y fue también un tema repetido por el pintor.

En esta obra  aparece Jesús de Nazaret de busto, con túnica roja y manto azul, portando sobre su hombro izquierdo la cruz, y sobre la cabeza una corona de espinas y un limbo luminoso romboidal en torno a ella.

La cabeza de Cristo se eleva ligeramente y con lágrimas en los ojos mira resignadamente sabedor de su final.

Se aprecian las heridas y gotas de sangre producidas por su corona de espinas, aunque su rostro no muestra signos de dolor o angustia.

Latitud: 40° 4' 41.0592" N
Longitud: 2° 7' 44.8032" W