El arte en Cuenca

Logotipo

Museo Arqueológico (1)

Museo de Cuenca

El Museo de Cuenca se encuentra situado en la denominada Casa del Curato de San Martín, en el nº 12 de la calle Obispo Valero, siendo su teléfono el  969 213 069.

El Museo cuenta con tres secciones, Arqueología, Etnología y Bellas Artes, pero estas dos últimas no se exponen al público en la actualidad.

Por ello, el Museo ofrece la visita solo a una exposición permanente con una colección de arqueología, motivo por el que denominamos a este espacio como Museo Arqueológico.

En las tres plantas que posee el edificio, del siglo XIV, y que conserva restos de su primitiva construcción gótica, se exponen diferentes piezas halladas en los yacimientos de la provincia, a las que se acompañan textos, imágenes y maquetas que ayudan a conocer mejor cada periodo de la historia de Cuenca.

 La planta baja del museo está dedicada a la Prehistoria, mientras que en la primera planta se exponen objetos de las épocas tardorromana, medieval y moderna, ubicándose en la tercera planta el Taller de Restauración, Laboratorio Fotográfico, Sala de exposicones temporales, etc.

Entre todas las salas, son de especial interés las tres dedicadas a las ciudades romanas de Segóbriga, Ercávica y Valeria.

 

 

Portada de entrada al Museo Arqueológico

En esta web no se muestran todas las piezas existentes en el Museo, sino que a través de aquellos objetos que se citen se pueda conocer sobre cada periodo de la historia de la provincia de Cuenca.

Se muestran en el Museo los objetos expuestos siguiendo una línea cronológica, empezando por la Prehistoria.

PREHISTÓRICO

Correspondiente a la Prehistoria, el objeto que se muestra a continuación corresponde a un ídolo antropomórfico.

Ídolo de Chillarón

De la Edad del Bronce (III-II milenio a.C.).

Realizado sobre cuarcita, sus caras representan grabadas representaciones antropomórficas esquemáticas (figura femenina en una cara y masculina en la otra), relacionadas con cultos o ritos de fecundidad.

En este trozo de mármol, el mundo espiritual humano ha creado a través de una expresión de conceptos una obra de arte dentro de una dirección abstracta y surrealista.

Pinturas rupestres de Villar del Humo

Aunque las pinturas se encuentran en el término municipal de Villar del Humo, se cita en el Museo el Arte Rupestre existente en diversos términos de la provincia, en lugares como Villar el Humo, Henarejos, Hoz de Vicente en Minglanilla, Valdemoro de la Sierra, Boniches, Sierra del monje, Carrascosa de la Sierra, etc.

Hay dos estilos artísticos entre estas pinturas: uno denominado Levantino que aparece hace unos 10.000 años, y otro posterior definido como Esquemático, hacia unos 6.500 años antes del presente y que perdura hasta la Edad de los Metales.

Las imágenes de parte de estas pinturas se pueden ver en la web, entrando en la población de Villar del Humo (ver: Villar del Humo.- Pinturas rupestres).

 

PROTOHISTÓRICO

Denominamos este Periodo Histórico al comprendido entre el final de la Prehistoria y el periodo inicial de la historia antigua, que se corresponde con los últimos siglos del II milenio a.C. y la mayor parte del I milenio a.C., es decir, las correspondientes a las culturas del Bronce Final y la Edad del Hierro.

La cultura y el arte de los pueblos que ocupan el territorio conquense en ese periodo es la Celta y la Ibera, o de los pueblos celtibéricos, finalizando este periodo artístico protohistórico con el siguiente Arte romano.

Vaso cerámico con incisiones

Procedente de la población de Reillo, esta cerámica de la Edad del Hierro (s. VII-VI a.C.) es un vaso bitroncocónico de cuello estrangulado, borde biselado y base redondeada ligeramente apuntada.

Está decorado a base de líneas incisas que conforman una decoración de tipo geométrico rellena de pasta blanca.

 

 

Tesoro de Salvacañete

En el Museo se exponen unas monedas y dos brazaletes de este tesoro, tal y como se muestran en esta imagen.

Durante el primer milenio a.C., los artesanos orfebres fueron perfeccionando su técnica al entrar en contacto con fenicios y griegos, de los que aprendieron el repujado y la filigrana, así como con los celtas y sus joyas fundidas y decoradas con motivos geométricos.

Desde el siglo V a.C. y hasta que se impone el gusto por lo romano en el siglo I a.C., los artesanos indígenas crean una variada gama de joyas y objetos de uso personal o cotidiano en oro, plata o bronce.

Corresponden estos objetos de plata a la cultura celtibérica, de finales del siglo III-II a.C., tesoro que fue ocultado a comienzos del siglo I a.C. en el término de Salvacañete, pero que en la actualidad la mayor parte de dicho tesorrillo se encuentra depositado en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

Se pueden ver las imágenes de este tesoro, tanto las del Arqueológico Nacional como las del Museo de Cuenca en el espacio de la población de Salvacañete (ver: Salvacañete.- Tesoro).

Kalathos de Alconchel

Vaso cerámico cilíndrico ibérico, que en un principio tenía un uso doméstico y que se reutilizó como urna de enterramiento, con borde plano saliente, del siglo IV a.C., cronología de la Edad del Hierro II, encontrado en la Necrópolis del Cerro de la Virgen de la Cuesta, en  Alconchel de la Estrella.

Está decorado a base de franjas de tipo geométrico separadas por bandas pintadas en rojo oscuro.

Se trata de la cerámica pintada que caracteriza a los pueblos prerromanos de la Península, que en esta zona están hechos a torno y decorados con tonos rojos o/y ocres, siendo la temática geométrica, debiendo situarse el inicio de estas producciones en torno al año 550 a.C.

 

Detalle de la decoración en la base del Kalathos de Alconchel, muy usual en la cerámica ibérica, formada por bandas horizontales entre las cuales se desarrolla una ornamentación geométrica de medios círculos.

Hombre Pájaro

Se trata de un posible remate macizo de un vaso cerámico, encontrado en el término de Carboneras de Guadazaón, cuya cronología corresponde a los siglos III-IV a.C., en la Edad de Hierro II.

Representa una cabeza con rasgos de ave, y tiene una decoración pintada en rojo oscuro.

 

 

 

Jinete ibérico

Remate de estandarte ecuestre ibérico ( SIGNA EQUITUM ).

Pieza realizada en bronce fundido en la Edad de Hierro, 475-450 a.C., procedente de la Manchuela conquense.

Representa a un guerrero desnudo con casco, montado sobre un pequeño caballo que se alza sobre un soporte de dos pares de volutas que se apoyan sobre un soporte circular, que se eleva sobre un cilindro, ensanchándose en sus extremos, presentando una doble moldura anular en su centro.

Se la considera como una Signa Equitum, o estandartes ibéricos, pertenecientes a élites aristocráticas ecuestres, cuyos héroes o antepasados míticos representarían estas figuras.

El soporte de la figura es un vástago para su enmangue en un largo astil de madera

 

 

 

Plomo Celtibérico

Carta realizada sobre lámina de plomo fundido, de la Edad del Hierro, siglos III-II a.C., procedente de la Manchuela.

Presenta dos inscripciones en lengua celtibérica: en el anverso hay un texto con veintidós palabras, y en el reverso el texto forma tres palabras situadas en la parte inferior derecha con el nombre del destinatario.

 

León 

Escultura funeraria en piedra caliza, siglo II-I a-C., procedente de la población de Reillo.

Representa un león que sujeta entre sus garras una cabeza humana

Latitud: 40° 4' 40.2312" N
Longitud: 2° 7' 44.1516" W