El arte en Cuenca

Logotipo

Garcinarro: Iglesia de Ntra. Sra. del Sagrario

 

La iglesia parroquial de Garcinarro está construida toda ella en sillería, posee varios contrafuertes, cabecera plana, planta rectangular, torre y dos portadas.

El arquitecto que proyectó el templo fue Pedro de Alviz, y su construcción es de mediados del siglo XVI, contando el edificio con elementos constructivos y decorativos de los siglos XVII y XVIII.

En esta imagen del lado meridional se aprecia la portada principal actual de acceso a la iglesia, con la torre del s. XVII a la izquierda y el paramento de la derecha con dos contrafuertes entre los que se abría una portada hoy cegada, y en la parte superior de este muro dos ventanas con arcos de medio punto,.

La portada meridional renacentista, del tercer cuarto del siglo XVI, consta de dos cuerpos y frontón retranqueados del paramento principal, y está cubierta por una bóveda escarzana decorada con casetones moldurados.

Singular es la pequeña galería que se extiende sobre la parte superior del pórtico, en la que se abren seis ventanas entre pilastras, sobre las que discurre un friso con medallones.

 

 

En el primer cuerpo de la portada, el vano de entrada al templo queda encuadrado bajo un arco triunfal de medio punto sobre pilastras, quedando enmarcado el conjunto por pilastras adosadas y una columna de fuste estriado sobre pedestal cajeado a cada lado; el estriado de los fustes es más amplio en su ascenso, uniéndose y cerrándose los mismos bajo el astrágalo del capitel, el cual es de corta altura y lleva la misma decoración que el final superior del fuste.

En las enjutas del arco dos medallones sin representación.

El entablamento sustentado por las columnas y sus contrapilastras está formado por un arquitrabe de tres platabandas, un friso cajeado con dos mensulas en el centro para soporte de columnas del segundo cuerpo y dos cartelas laterales.

En el segundo cuerpo y como centro del retablo de esta portada, se encuentra presidiendo la misma una hornacina central de casetones que contiene la talla en piedra de la Virgen con Niño, bajo arco de medio punto con arquivoltas de platabandas sobre capiteles similares, decorándose las enjutas del arco con disco ó plato. 

Las columnas que enmarcan la hornacina son de fuste estriado y capiteles de estilo jónico, soportando un entablamento que se corona con un frontón triangular en cuyo tímpano se encuentra labrado el busto del Padre Eterno que bendice con su mano derecha mientras que con la izquierda sujeta la esfera del mundo.

A cada uno de los lados de la hornacina se decora el espacio con un aletón bajo los cuales se abren otras dos pequeñas hornacinas aveneradas que albergan las imágenes en piedra de San Pedro y San Pablo, y en sus lados externos, sobre la cornisa, se alzan sobre pedestales unos pináculos en forma de flameros.

 

 

 

 

Imagen de la bóveda escarzana que cubre esta portada, en cuyo intradós de triple fila de casetones se alternan como motivos decorativos la serie de cabeza de clavo con las de rosetas.

Fachada de poniente con cuatro altos y salientes contrafuertes resaltados a media altura, teniendo en el centro de su eje la otra portada del templo, ésta ya barroca y realizada en la primera mitad del siglo XVII.

A la derecha de la imagen la maciza torre, igualmente del siglo XVII y con otro contrafuerte, que ha perdido parte del cuerpo superior por hundimiento del mismo, rehecho alguna fracción del mismo con fábrica de ladrillo.

Portada de poniente que se encuentra incluida dentro de un primitivo arco de medio punto que todavía mantiene su antigua traza.

Está formada la portada por dos cuerpos, el inferior mantiene la puerta de entrada y el superior cuenta con ventana y se remata con una cruz de piedra, quedando abierto sobre ellos un rosetón para iluminación del interior del edificio.

 

 En el primer cuerpo de la portada, el vano de entrada se encuentra bajo un arco triunfal de medio punto con platabandas sobre pilastras cajeadas, enmarcándose el conjunto por pilastras adosadas que sustentan un entablamento con frontón partido.

El friso se decora con triglifos, uno a cada lado y otro central, mientras que la cornisa muestra en su parte inferior una moldura denticulada.

El segundo cuerpo de la portada cuenta con hornacina en la que se abre una ventana, entre pilastras estriadas rematada encima con un frontón semicircular coronado por cruz.

A los lados de las estriadas pilastras y apoyados sobre el frontón partido se elevan unos pedestales con bolas, al igual que sucede sobre el frontón curvo sobre la ventana, si bien en este caso han desaparecido las bolas.

El rosetón, con rasgado abocinado por varias molduras, tiene en su espacio central una tracería conformada por cuatro círculos que contiene cada uno un diseño romboidal en forma cóncava.

Visión de la cabecera de la iglesia, con el muro norte a la derecha que tiene cuatro contrafuertes, el ábside plano en el centro, y a la izquierda el camarín de la Virgen.

El interior del templo tiene forma de espacioso salón, conformada por tres naves de igual altura y diferente ancho, mayor la central, estando dividido su espacio interior por cuatro tramos.

Tres pares de grandes y esbeltas columnas cilíndricas, con altos basamentos y collarín sin capiteles desde donde se alzan los nervios que dan lugar a unas bóvedas de crucería, apoyándose además las de las naves laterales en otras tres columnas adosadas a cada lado del paramento de fuste semicircular, que se corresponden con los contrafuertes al exterior de la iglesia.

A la altura de los collarines de las columnas adosadas a los muros, una cornisa con balaustrada metálica recorre internamente el perímetro del templo salvo en la cabecera del ábside.

Desde la cabecera, vista de los pies de la iglesia, con su coro alto que va de lado a lado, y bajo el cual se abren capillas laterales cubiertas por bóvedas de arista.

Se aprecia como por encima del coro discurre la cornisa balaustrada.

Vista lateral del muro norte donde puede observarse la cornisa cuya amplitud posibilitó crear una balconada volada con balaustrada y pasamanos de hierro realizada a comienzos del siglo XVIII.

Cuenta la cornisa con la decoración de unas mensulillas labradas de follaje y frutas.

Bóvedas estrelladas de terceletes y combados que crean en general formas ovoidales.

Retablo probablemente diseñado por Julián Martínez de Mendizabal, que fue autor del sagrario, cuyas trazas realizó en 1.658.

Presidiendo la parte superior, lienzo con la Coronación de la Virgen, atribuido a Andrés de Vargas.

En su cuerpo superior tres columnas a cada lado soportan un entablamento, sobre el que se levanta un arco de medio punto.

Bajo las columnas de fuste estriado decoración de cogollos, siendo los laterales más pequeños que los centrales, ya que las columnas centrales sobresalen sobre las otras y ofrecen una impresión más potente al espectador.

Las columnas con basa, fuste estriado y capitel compuesto soportan un abigarrado entablamento, coronando el retablo un arco de medio punto.

Lienzo con la Coronación de la Virgen.

Portada barroca de estuco en nave lateral.

Gran lienzo con la Adoración de los Pastores, atribuido a Ribera.

Latitud: 40° 13' 28.7616" N
Longitud: 2° 45' 32.886" W