El arte en Cuenca

Logotipo

Castillo de Garcimuñoz: Iglesia

 

IGLESIA DE SAN JUAN DE CASTILLO DE GARCIMUÑOZ

 

En el siglo XVII se hundió la primitiva iglesia de San Juan Bautista que se situaba sobre un cerro en el lado opuesto de la población.

Los vecinos de la villa se plantearon que la nueva edificación parroquial se edificara en el interior del castillo, para lo que solicitaron su autorización al marqués de Villena, don Juan Manuel Fernández Pacheco.

La construcción duró cuarenta y tres años, entre 1664y 1707. Su inauguración se produjo el 7 de Junio de 1708.

Durante el siglo XVIII se crearon las capillas laterales, y el cuerpo de campanas barroco que se eleva sobre la torre sureste del castillo es obra realizada por el arquitecto Martín de la Aldehuela en el año 1776.

En el año1834, a causa de la epidemia de cólera se suprimió la costumbre de utilizar el interior de la iglesia como lugar de enterramiento, por lo que el entonces marqués de Villena autorizó a la población que el patio de armas del castillo se emplease como cementerio, que fue utilizado hasta que en el año 1963 se construyó el nuevo camposanto fuera de la población.

Para la edificación de la iglesia se utilizó una de las salas que poseía el castillo, aquella en la que la disposición de su planta ofrece la orientación ritual en la dirección oeste-este, con la cabecera vuelta hacia el este. Por ello el lienzo sur del castillo, comprendido entre las torres suroeste y sureste, es el actual muro lateral exterior y fachada de la iglesia.

Esta fachada se eleva hasta el nivel del cordón decorativo que circunda el castillo, sobre el cual se ha añadido otra hilera realizada también en sillería para formar en su conjunto una cornisa. Bajo el cordón se conservan cinco troneras de cruz y orbe, que al igual que sucede en los otros lienzos del castillo corresponderían a las ventanas abiertas sobre ellas.

Por debajo del cordón se abren cinco vanos de ventanas cuadradas de sillares, para iluminación del interior de la nave de la iglesia, que conservan su rejería.

En la mitad de este muro se sitúa la puerta de entrada al templo, con arco adovelado de medio punto sobre sencillas impostas molduradas y lisas jambas. Quedan restos de un tejaroz y de un escudo sobre la dovela central del arco.

Interiormente está formada por una sola nave, de cabecera plana, a la que se le añadió con posterioridad tres capillas abiertas en el muro lateral norte de la misma, frente a la entrada al templo.

La amplia anchura del muro de la fachada permitió vaciar parte de su grosor, a la derecha de la entrada a la nave, a fin de disponer de un espacio suficiente como para configurar uno de los brazos del crucero y ofrecer así planta de cruz latina.

El cuerpo de su nave se cubre con bóvedas de lunetos ciegos salvo la del crucero que muestra una cúpula sobre pechinas.

La presión estructural de las bóvedas descarga sobre arcos fajones que reposan sobre pilastras que cuentan con sencillos capiteles. A la altura de los mismos una cornisa recorre el interior de la nave.

También, por encima de la base de las pilastras, una moldura abocelada circunda su perímetro interior.

El nivel del suelo existente en el primero de los tramos de la nave, a los pies del templo, es más elevado que en el resto, diferenciando así el espacio del coro. En esta pared se abre otra ventana que en este caso está abierta en el muro de poniente.

De las pinturas que ornaban el interior de la iglesia apenas quedan vestigios perceptibles.

Detalle de una de estas pinturas que pueden todavía apreciarse

Retablo

El Retablo barroco se compone de un primer banco o predela y dos cuerpos o pisos, sobre un basamento o pedestal.

Tanto el cuerpo primero como el segundo tienen tres calles, la central más ancha, entre cuatro columnas en la que las centrales tienen el mismo tipo decorativo al igual que sucede entre las existentes en los laterales.

En medio de la calle central cuadro pintado con representación del calvario en el que Cristo crucificado es una talla en madera.

Imágen de Cristo en el retablo

En el centro del cuerpo superior otra pintura rodeada por medallón dorado.

Las tres capillas situadas en el lateral norte tienen similar trazado y se accede a ellas a través de arco de medio punto. Poseen un primer espacio bajo bóveda de lunetos y tras ello la capilla cuenta con cúpula sobre pechinas y tambor en su centro.

La más próxima al crucero comunica con un espacio que ocupa el mismo largo que el lateral del brazo del transepto conde se creó otra capilla rectangular con bóveda de cañón.

Bóveda de lunetos en las capillas

Pila bautismal del siglo XVIII.

 

 

Latitud: 39° 39' 39.2688" N
Longitud: 2° 22' 57.6192" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Página web por Hazhistoria