El arte en Cuenca

Logotipo

Belmonte: Colegiata (22) Capilla de Santiago

 

Capilla de Santiago

 

Fundada por Francisco de Espinosa en 1558, aunque las obras comenzaron dos años más tarde, las trazas de esta capilla le fueron encargadas al arquitecto y cantero renacentista Andrés de Vandelvira.

La fachada de esta capilla, en la que vemos también cierta influencia de Esteban Jamete, presenta una amplia entrada con arco de medio punto renacentista entre dos airosas columnas de fustes estriados y capiteles jónicos que apoyan sobre grandes ménsulas.

La clave del arco se decora con un “cartón” y en las enjutas de este arco aparecen en relieve las tallas de dos figuras humanas femeninas que personifican la Fortaleza y la Justicia.

Sobre los capiteles se evidencian dos cimacios, uno sobre el otro, desde los que se desarrolla horizontalmente un friso sobre el arco, a modo de entablamento, que en la parte central del mismo muestra la leyenda JHS.

Detalle de las figuras de la Fortaleza y la Justicia.

Por encima del friso mencionado, en su parte central, en relieve aparecen dos ángeles alados que sujetan lateralmente el escudo del fundador, con dos llaves, un espino y una osa apoyada sobre él, cuyo timbre es un yelmo de perfil.

Cierra totalmente el espacio de acceso a la capilla otra de las artísticas rejas que posee esta Colegiata.

Esta dorada y policromada reja realizada a dos haces, al igual que las que habíamos visto de la Anunciación y la de la Purificación, es obra del maestro rejero Hernando de Arenas, fue realizada a finales del XVI. En este último trabajo se aprecia también la influencia en su diseño de Jamete.

Muestra un doble cuerpo de balaustres presentados de tal manera que parece tratarse de una superficie continua, en la que apenas se delimitan las tres calles en las que se divide. La central, más ancha que las laterales, tiene en su primer cuerpo la doble puerta de entrada. Un primer friso inferior separa el primer cuerpo del segundo y otro superior pero de igual ancho separa el segundo cuerpo del coronamiento.

 

Cuerpo inferior de la reja.

La cenefa o friso de chapa repujada que separa los dos cuerpos se adorna con tres de los escudos del fundador y con dragones o bichas enfrentadas y jarrones, mientras que el friso superior, además de los escudos del fundador muestra mascarones.

 

Escudo del fundador en el friso.

Tanto el primer cuerpo, de mayor altura que el superior, como el segundo cuentan cada uno con un total de 28 balaustres con sus respectivas macollas decorativas en su parte central, con la peculiaridad de que cuatro de ellos en cada piso tienen su parte baja en forma cuadrada, semejando un decorado pilar, mientras que las partes altas de los mismos son redondas.

 

Mascarón del friso superior.

El coronamiento en chapa repujada de la reja se ordena en torno a la figura central del apóstol Santiago a caballo y con la espada en alto dentro de un medallón circular sujetado por dos niños con frutos sobre sus cabezas que apoyan sobre pedestales de grandes jarrones. Complementan esa decoración onduladas formaciones de roleos terminados en cornucopias.

 

El Apóstol Santiago a caballo desde el exterior de la capilla.

 

Desde el interior de la capilla, vista del medallón con el Apóstol Santiago.

En el interior de la capilla se encuentran el retablo en madera de Santiago con un balcón-oratorio frente a él y otro retablo en piedra, todo ello bajo una bóveda renacentista de crucería estrellada, que apoya en cuatro ménsulas a elevada altura, con una nervadura que se entrecruza creando una tracería con cuatro lóbulos apuntados hacia los arcos formeros y perpiaños, esbozando forma de corazón.

En la intersección de los nervios aparecen cinco claves, la central de mayor tamaño con el relieve de los Villena, cada una de las laterales con motivo ornamental de un Florón.

El retablo de Santiago, que lo encontramos a la izquierda del acceso a la capilla, hay que fecharlo alrededor del año 1560 y está elaborado en madera de pino. Se atribuye su talla al escultor entallador renacentista Pedro de Villadiego.

Tras la mesa de altar y con similar motivo decorativo se encuentra un Sotobanco, sobre el que se sostiene este retablo de tres calles separadas por columnas abalaustradas, que se conforma con una predela, dos cuerpos y un ático rematado con un Calvario.

 

Predela y primer cuerpo del retablo.

Entre las figuras en relieve como la de San Pedro y San Pablo, adelantadas en la predela para apoyo de las columnas de los cuerpos del retablo, en la talla de la casa izquierda aparece la representación de la Anunciación del Ángel a la Virgen, seguida en la central con el Bautismo de Jesús y en la casa de la derecha el Nacimiento de Jesús.

Anunciación del Ángel a la Virgen.

Bautismo de Jesús.

Nacimiento de Jesús.

En el primer cuerpo del retablo, se muestra a la izquierda el relieve con la Purificación de la Virgen y la Circuncisión del Niño; en la hornacina central la talla exenta de Santiago Apóstol en la batalla de Clavijo, y en la casa derecha el relieve con la Adoración de los Reyes Magos.

Purificación de la Virgen y Circuncisión del Niño.

Santiago Apóstol en la batalla de Clavijo.

Adoración de los Reyes Magos.

El segundo cuerpo está delimitado tanto en su parte inferior como en la superior entre un friso con ornamentación parecida a los que figuran en la reja de entrada a la capilla.

Este cuerpo superior presenta a la izquierda la Oración en el Huerto, seguida en el centro con otro relieve la Asunción de la Virgen rodeada de ángeles y en la casa derecha el Prendimiento y Beso de Judas.

Oración en el Huerto.

Asunción de la Virgen rodeada de ángeles.

Prendimiento y beso de Judas.

Sobre el friso superior se desarrolla el ático del retablo con la escena en relieve exento del Enterramiento de Cristo, y el busto en altorrelieve de Dios Todopoderoso dentro del frontón triangular que los cierra, sobre el cual se apoya el Calvario con Jesús, la Virgen y San Juan.

A los lados del ático, sobre las calles laterales, el retablo se cierra con la ornamentación de dos grandes medallones decorados en su interior con los escudos heráldicos de los fundadores, el de los Espinosa y los de su esposa, los Hervías.

Enterramiento de Cristo.

Dios Todopoderoso.

Calvario.

Frente a este retablo se abren en el muro contrario, es decir a la derecha de la entrada a la capilla, dos vanos correspondientes a una puerta de entrada para acceso a la escalera que monta a una capilla superior que se abre hacia el interior del espacio de esta capilla de Santiago mediante un balcón, destinado a la oración privada de la familia fundadora de esta capilla.

Este balcón-tribuna tiene un antepecho abalaustrado en madera, y se abre con un arco de medio punto sobre impostas con casetones en su intradós, mostrándonos la bóveda de crucería del interior de este oratorio.

En el muro frontal de la capilla, bajo una ventana, se sitúa el otro Retablo, en este caso elaborado en piedra policromada, donde reposan los restos mortales de los padres y un hijo de los fundadores que reposan bajo dos arcosolios.

Uno de los dos sepulcros.

En la parte inferior, en el espacio del sotobanco se encuentran los dos sepulcros mencionados, con sus respectivas cartelas con leyenda.

El otro sepulcro.

Entre columnas estriadas de capiteles jónicos y bajo los arcos de medio punto aparecen dos lienzos, que se atribuyen a la escuela de Alonso Cano, con las imágenes de Cristo Redentor a la izquierda y María Inmaculada a la derecha.

Pintura con la figura de Cristo Redentor.

Pintura con la imagen de María Inmaculada.

Sobre el entablamento del arcosolio, entre cuatro niños, hay dos frontones triangulares que guardan en su interior bajorrelieves con otros dos escudos heráldicos.

 

(A continuación otros detalles de esta capilla)

Latitud: 39° 33' 36.9432" N
Longitud: 2° 42' 9.576" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Página web por Hazhistoria