El arte en Cuenca

Logotipo

Arqueta de las Bienaventuranzas

Plaquillas reaprovechadas en el reverso de la arqueta románica de las Bienaventuranzas.

La arqueta de las Bienaventuranzas es una obra románica elaborada en el Taller de la Real Colegiata de San Isidoro de León en el siglo XI, consistente en un Relicario con alma de madera, cubierta de placas de marfil.

El motivo por el que figura en el apartado de arte islámico conquense se debe a que en la reconstrucción de la misma al haber sido dañada en el s.XIX se adosaron en su reverso siete fragmentos de orígen islámico del s. XI, entre los cuales tres de ellos corresponden a plaquitas originarias de una sola caja procedente del Taller de Cuenca.

Las siete placas que componen esta parte posterior de la arqueta y que pertenecían a dos pequeñas cajitas de marfil se disponen en tres franjas horizontales irregulares.

Por lo que se refiere a los fragmentos vinculados a la cajita realizada en el Taller ebúrneo de Cuenca, los mismos corresponden al trozo de la estrecha plaquita colocada en vertical en la esquina superior derecha, así como las dos plaquitas horizontales situadas en el centro de este reverso de arqueta.

Corresponden estos fragmentos a parte de un texto, en cuanto al trozo vertical, y representaciones zoomórficas y vegetales en las otras dos plaquitas horizontales, y realizadas a mediados del s. XI.

A la derecha, acoplada en posición vertical inscripción en letra cúfica, posiblemente perteneciente a la tapa, en la que aparece el mismo nombre de al-Mamun que puede leerse en la Arqueta de Palencia, así como en el Bote de la Catedral de Narbona, dato que ha permitido atribuir esta pieza al Taller de Cuenca.

La inscripción expresa el siguiente texto: " (Isma) `il ibn al Mamu´un du-(l-Maydain".

Este breve texto podría interpretarse como: "Ismail hijo de Al-Mamún el de la Doble Gloria".

Parece ser que debieron realizarse entre el año 1.043 y el 1.075, fechas en las que Al-Mamún, de la dinastía Banu Di-l-Nun, fue rey de la Taifa de Toledo, sucediéndole en el trono su hijo Al-Qádir.

Las otras dos plaquitas dispuestas horizontalmente en el centro del reverso de la arqueta con decoración zoomorfa corresponden a diferentes emplazamientos de su originaria arqueta.

La de mayor tamaño, a la izquierda, correspondería a la parte posterior de su proveniente arqueta original, ya que se aprecian los contornos que perfilan el espacio donde apoyarían las dos bisagras.

A la derecha, la plaquita correspondería a uno de los costados de la arqueta.

Entre una decoración vegetal formada por tallos ondulantes con sus ramas y rematados con palmas figura en esta plaqueta la representación de tres animales.

En el centro una cérvida con la cabeza vuelta hacia atrás en actitud de morder una rama, mientras que en los extremos figura en cada lado un grifo.

Separan las figuras las bases de apoyo de las bisagras, terminadas en su característica forma lanceolada. 

Esta tercera placa tiene dos leones enfrentados, con grandes melenas.

Se sitúan mirándose, sentados sobre el rabo que pasa entre las patas mientras que se eleva y se retuerce.

Entre los leones se alza un hom formado con la decoración que une los tallos de la parte posterior de los leones con la parte central de la plaquita.

Latitud: 40° 25' 24.2688" N
Longitud: 3° 41' 20.5944" W